Cuatro comedores con una decoración rústica y acorde con nuestra cocina catalana tradicional. 

La cocina, la base de nuestra tradición, cuidada y perfeccionista, selecciona los mejores productos del mercado día a día. Verduras, hortalizas, frutas y carnes de la mejor calidad y con denominación de origen forman los ingredientes más fundamentales para nuestros platos elaborados en múltiples brasas que forman una gran cocina.

Nuestro equipo, experto en esta técnica complicada como es la brasa, domina a la perfección un arte que hoy en día pocos restaurantes saben trabajar. Nuestra apuesta es mantener esta tradición donde los productos de la tierra mantienen su gran sabor y la brasa consigue darle ese punto de exquisitez a todo lo autóctono de nuestro país.

Los postres, en su mayoría de elaboración propia, forman la parte más dulce de nuestra carta equilibrada. Texturas, sabores y tradición se fusionan para seducir al paladar más goloso.

Síguelos